Presión arterial


Puedes tener la presión arterial alta, o hipertensión y aun así sentirte bien. Esto es porque la presión arterial alta no presenta síntomas que puedas ver o sentir. Pero la presión arterial alta, algunas veces llamada "el asesino silencioso", es un serio problema de salud. Si la presión arterial alta no se controla por medio de cambios en el estilo de vida y medicinas, puede provocar un derrame cerebral, una enfermedad del corazón, problemas de la vista o fallas en los riñones.





¿Qué es la presión arterial?

La presión arterial es la fuerza que la sangre ejerce contra las paredes arteriales. Cuando un doctor toma la presión arterial, el resultado de la lectura se registra con dos números.

El primer numero, llamado presión sistólica, mide la presión mientras el corazón late. El segundo número, llamado presión diastólica, mide la presión mientras el corazón se relaja entre los latidos. Presión arterial normal es una presión arterial sistólica de menos de 120 pulsos, y una diastólica de menos de 80.

¿Tienes la presión arterial alta?

Una buena razón para tener visitas regulares con tu médico es para hacerte un chequeo de la presión arterial. Tu médico te indicará que tu presión arterial es alta si la lectura ha sido de 140/90 o más, en dos ó más chequeos. Él o ella talvez te pida que te tomes la presión arterial en casa a diferentes horas del día. Si la presión se mantiene alta, el médico podría sugerirte medicamentos, cambios en tu dieta alimenticia y hacer ejercicio.


Podrías tener prehipertensión si su presión arterial está solamente un poco más arriba de lo normal; por ejemplo el primer número (sistólico) es entre 120 y 139, o el segundo número (diastólico) es entre 80 y 89. La prehipertensión puede ponerte en riesgo de desarrollar presión arterial alta. Tu doctor probablemente quiera que hagas cambios en tus hábitos diarios para tratar de bajar el nivel de tu presión arterial.



¿Qué pasa si sólo el primer número es alto?

En las personas adultas mayores, el primer número (sistólico) es frecuentemente 140 ό más alto, pero el segundo número (diastólico) es menor de 90. Este problema se llama hipertensión sistólica aislada.

La hipertensión sistólica aislada es el tipo más común de presión arterial alta en las personas adultas mayores, y puede provocar serios problemas de salud. El tratamiento es igual que el tratamiento para la presión arterial alta regular. Si tu presión sistólica es de 140 ó más alta, pregúntale a tu médico cómo puedes bajarla.

Algunas cosas que no se pueden cambiar

Cualquier persona puede desarrollar presión arterial alta. Sin embargo, algunas personas tienen mayor probabilidad de desarrollarla debido a factores que no se pueden cambiar. Éstos pueden ser:

Edad: La probabilidad de tener presión arterial alta aumenta con la edad.

Género: Antes de los 55 años de edad, los hombres tienen mayor probabilidad de padecer de presión arterial alta. Las mujeres están más predispuestas a tener presión arterial alta después de la menopausia.

Historial familiar: La presión arterial alta tiende a ser congénita en algunas familias.

Raza: Los afro-americanos tienen un mayor riesgo de padecer de presión arterial alta.


¿Cómo puedo controlar la presión arterial alta?

Más de la mitad de las personas en los Estados Unidos con más de 60 años, y cerca de tres cuartas partes de los que tienen 70 años o más, padecen de presión arterial alta. Las buenas noticias son que la presión arterial alta puede ser controlada en la mayoría de la gente. Para empezar, hay muchas cosas que puedes hacer para cambiar tu estilo de vida para prevenir la presión arterial alta, incluyendo:

Mantén un peso saludable: El sobrepeso aumenta el riesgo de tener presión arterial alta.

Haz ejercicio todos los días: El ejercicio moderado puede disminuir el riesgo de tener presión arterial alta. Trata de hacer ejercicio por lo menos 30 minutos al día, casi todos los días de la semana. Consulta con tu médico antes de empezar un plan de ejercicios si tienes un problema crónico de salud, o si eres mayor de 50 años de edad y has estado inactivo.

Mantenga una dieta alimenticia saludable: Una dieta rica en frutas, verduras, granos integrales y productos lácteos bajos en grasa podría ayudar a bajar la presión arterial. Consulta nuestros servicios en dietas personalizadas:
http://www.marcrivero.com/servicios/dietas-personalizadas/

Consume menos sal: Muchas personas comen más sal (sodio) de la que necesitan. La mayor parte de la sal proviene de alimentos procesados (como por ejemplo, las sopas y comidas horneadas). Una dieta baja en sal podría ayudar a bajar tu presión arterial.

Bebe menos alcohol: Tomar bebidas alcohólicas puede afectar tu presión arterial. La mayoría de los hombres no deberían beber más de dos copas por día. Las mujeres no deberían beber más de una copa por día.

No fumes: Fumar aumenta el riesgo de desarrollar presión arterial alta y problemas cardiacos. Si fumas, deja de hacerlo.

Controla el estrés: La gente reacciona al estrés en diferentes formas. En algunas personas el estrés hace que la presión arterial suba. Hacer ejercicio y dormir bien por la noche te puede ayudar.

Si estos cambios a tu estilo de vida no controlan tu presión arterial, tu doctor podría recetarte alguna medicina. Talvez tengas que probar con varios medicamentos antes de encontrar el que mejor funciona para ti . Los medicamentos pueden controlar la presión arterial, pero no pueden curarla. Probablemente tendrás que tomar medicinas por el resto de tu vida.