Las Navidades


Se avecinan unas fechas complicadas en cuanto a alimentación: Vienen cenas, comidas, tentaciones culinarias y mucho tiempo en casa. Así que por esto os dejaré una serie de consejos o tips para intentar mantener el “tipo” durante estas dos semanas, que pueden arruinar el trabajo conseguido durante el año a más de uno. Espero que os puedan ser de utilidad, en el fondo no es más que pensar un poco racionalmente y darse cuenta de que cosas son las que hacemos diferentes al resto del año.



De cara a Comidas y Cenas

Hay que tratar de disfrutar de lo que comemos, siempre buscando no llegar a pecar de gula, ya que luego esto nos pasa factura. Lo ideal es que administremos el “pica pica”, y nos centremos en el plato principal, que aunque deje de ser el más saludable de todos, siempre será mejor que los fritos y las patatas de bolsa.

Intenta comer despacio y masticar bastante, así disfrutarás más de la comida, harás una mejor digestión, y al llegar la sensación de saciedad habrás ingerido menos comida.

Intentar evitar en la medida de lo posible el alcohol, por un par de copas de vino o cava no pasa nada, pero evitar los otros tipos de alcohol, ya que no nos aportan nada de bueno, tienen un montón de calorías y no tienen ninguna utilidad en el cuerpo; así como también tened cuidado con las bebidas azucaradas, es época de botellas de 2L de cocacola, fanta, etc...

De cara a Desayunos y Meriendas

Buscar que sean ligeros, para compensar la desproporción calórica que ingeriremos en la comida o la cena; comer verdura, caldos y cómo he dicho alimentos ligeros que sean fáciles de digerir.

Intentar aumentar el gasto calórico diario, evitar estar todo el día inactivo, sal a caminar, da una vuelta a mirar tiendas, evita coger coche o transporte si son distancias cortas. Además de hacer el esfuerzo de ir al gimnasio los días de entre medio de las comidas.

Que la cena sea tu última comida, evita comer nada más después de cenar. Toma tus 7 vasos de agua diarios que te ayudaran a digerir mejor y a estar hidratado.

Y sobre todo los días de entre medio entre las grandes “comilonas”, intetad reducir las calorías, y comer cosas sanas para depurar vuestros organismos y para compensar así los días de excesos. Esto no significa dejar de comer, sino comer de una manera equilibrada, pero intentando incorporar alimentos como las verduras que nos saciarán, tienen pocas calorías y además ayudan a alcalinizar el cuerpo después de tanto exceso navideño.





Y, si aún así no puedes evitar coger unos quilos de más, ¡No te preocupes nosotros estamos aquí para ayudarte a perderlos!

A parte de todo esto no tenéis que olvidar que son días para disfrutar de nuestros seres queridos, y la comida, aunque importante, no es lo principal.

¡Feliz navidad a todos!