EJECUCIÓN

La versión en polea de este ejercicio habitualmente hecho con mancuerna, puede aliviar la tensión sobre el hombro y al tiempo estimular la musculatura del tríceps con precisión. Al utilizar la polea, la resistencia está en línea directa con el movimiento del brazo. Esto facilita que el tríceps soporte la carga del peso.


Seguid estos cinco pasos para hacer las cosas bien:


1) Utilizad un lado de un cruce entre poleas ajustable, llevando la polea a la posición más baja. (Alternativamente, podéis colocarla más arriba para sentirlo de manera distinta). Agarrad el cable sin maneral o unidle una cuerda.

2) Con la mano libre, agarrad el maneral del frente o colocad el brazo sobre el muslo. Doblaos, manteniendo el pecho elevado y la espalda plana como haríais durante la versión común con mancuerna.

3) Con los codos elevados, haced el ejercicio extendiendo el antebrazo hasta estirar el codo. Apretad el tríceps a tope. Mantened la tensión durante 1 ó 2 segundos.

4) Manteniendo el codo en la misma posición, regresad lentamente al punto de partida. El grado de movimiento excéntrico puede variar según el estado del codo. Llevar el antebrazo perpendicular al suelo ayuda a proteger el codo a la vez que mantiene la tensión sobre el tríceps.


ERRORES COMUNES

Utilizar un peso muy elevado: si la carga no puede movilizarse de manera controlada por nosotros, corremos riesgo de desviar el recorrido de los brazos así como también de movilizar el cuerpo y utilizar impulso para concretar el ejercicio. Por eso, utiliza pesos razonables para poder realizar este movimiento de forma segura y más efectiva. En los casos mas avanzados esta permitido sacrificar un poco lo analítico por el estimulo.