Las enzimas digestivas


¿Has pensado alguna vez cómo la comida se digiere en el interior de nuestro cuerpo después de consumirla? La estructura interna de nuestro cuerpo es muy potente para llevar a cabo numerosas funciones, entre las que la digestión es el más vital de todos los procesos que tienen lugar.

El metabolismo de nuestro cuerpo está controlado por un grupo de enzimas digestivas, que son secretadas por los diversos órganos del sistema digestivo. Estas enzimas ayudan en la digestión de los alimentos. La digestión enzimática comienza en la boca y se extiende hasta el intestino, donde se convierte a simples partículas y a continuación se eliminan por nuestro cuerpo. Estas enzimas digestivas actúan como catalizadores para la descomposición de carbohidratos, grasas y proteínas.






Qué son las enzimas digestivas

Las enzimas digestivas son las encargadas de digerir los alimentos, descomponiéndolos en sus unidades básicas para que puedan ser absorbidas en el tracto intestinal.

Aunque ya en la saliva encontramos enzimas digestivas (como la ptialina), la mayor parte de su actividad se presenta a nivel estomacal y, principalmente, en el intestino delgado.


Tipos

Las enzimas digestivas se clasifican en cuatro grupos. Ellos son:


Enzima proteolítica: Proteínas de división para los aminoácidos

Enzima lipolítica: Grasas divididas en ácidos grasos y glicerol

Enzima amilolítica: Split carbohidratos y almidón en azúcares simples

Enzima nucleolítica: Split ácidos nucleicos a los nucleótidos









Boca

La cavidad oral o la boca contiene las glándulas salivales que secretan una amplia gama de enzimas para ayudar a la primera etapa del metabolismo de los alimentos. La glándula salival segrega la enzima lisozima que tiene una acción antibacteriana. Las enzimas secretadas por la boca principalmente proporcionan una protección contra las bacterias. La betaína ayuda a mantener un equilibrio de los fluidos dentro de la boca. La lista de enzimas digestivas secretadas por la cavidad oral se mencionan en la tabla.

Enzimas

Ptialina

Amilasa

Betaína

La bromelina

Función

Convierte el almidón en azúcares simples solubles

Convierte el almidón en azúcares solubles

Mantiene el equilibrio celular fluido como osmolitos

Agente anti-inflamatorio, ablanda la carne






Estómago

Las enzimas liberadas por el estómago se conocen como enzimas gástricas. Ellas son responsables de descomponer las macromoléculas complejas como las proteínas y las grasas en compuestos más simples. Pepsinógeno es la enzima principal del estómago y su forma activa es la pepsina. El estómago segrega ácido clorhídrico, que mata a las bacterias y los gérmenes y proporciona un entorno ácido para la actividad enzimática apropiada de enzimas proteasas. La lista de enzimas digestivas secretadas por el estómago se mencionan a continuación.

Enzimas

Pepsina

Amilasa gástrica

Gelatinasa

Renina

La lipasa gástrica

Función

Descompone la proteína en péptidos pequeños.

La degradación de almidón

La degradación de la gelatina y colágeno presente como proteoglicanos en la carne.

La conversión de la leche líquida para partículas sólidas.

La degradación de la grasa de mantequilla.







Páncreas

El páncreas es el almacén de enzimas digestivas y es la principal glándula digestiva de nuestro cuerpo. Las enzimas digestivas de los hidratos de carbono y las moléculas de páncreas desglosan el almidón en azúcares simples. También secretan un grupo de enzimas que ayudan en la degradación de los ácidos nucleicos. Funciona tanto como un endocrino y glándulas exocrinas. Las enzimas digestivas secretadas por el páncreas se enumeran en la tabla.

Enzimas

La lipasa pancreática

Fosfolipasa

Tripsina

Steapsin

Quimotripsina

La carboxipeptidasa

Amilasa pancreática

Elastasas

Las nucleasas

Función

Degrada los triglicéridos en ácidos grasos y glicerol

Hidroliza los fosfolípidos en ácidos grasos y sustancias lipofílicas

Convierte las proteínas a aminoácidos básicos

Descomposición de los triglicéridos en glicerol y ácidos grasos

Convierte las proteínas a aminoácidos aromáticos

La degradación de proteínas a aminoácidos

Degradación de carbohidratos a azúcares simples

Degradar la proteína elastina

La conversión de los ácidos nucleicos a los nucleótidos y nucleósidos







Intestino delgado

El paso final de la digestión se lleva a cabo por el intestino delgado. Contiene un grupo de enzimas que son productos de degradación no digeridas por el páncreas. Esto tiene lugar justo antes de la excreción. La comida se convierte a forma semisólida por la actividad de las enzimas presentes en el duodeno, el yeyuno y el íleon. Las enzimas que funcionan en esta parte del sistema digestivo se mencionan a continuación.

Enzimas

La colecistoquinina

La secretina

Sucrasa

Maltasa

La lactasa

Isomaltasa

Función

Estimula la digestión de proteínas y grasas

Controla la secreción de duodeno y la osmorregulación

Convierte la sacarosa en disacáridos y monosacáridos

Convierte maltosa en glucosa

Convierte la lactosa en glucosa y galactosa

Convierte maltosa a isomaltosa



Déficit de enzimas digestivas

Una insuficiente producción de dichas enzimas, ya sea por enfermedad, por el mismo proceso del envejecimiento o por un estilo de vida demasiado acelerado y con mal alimentación, o simplemente un exceso de alimentos que sobrepase la capacidad enzimática corporal, puede ocasionar la aparición de diversas alteraciones digestivas como indigestión, digestiones pesadas o lentas.

Si estas situaciones se prolongan durante demasiado tiempo, pueden llevar a un estado de malnutrición, de inflamación intestinal o de aumentos de las sensibilidades alérgicas. Apoyar el funcionamiento digestivo con enzimas digestivas puede ser interesante en muchos casos.



Propiedades y usos terapéuticos de las enzimas digestivas

De la mejora de los procesos digestivos y de sus efectos antiinflamatorios, analgésicos, y antiagregantes se derivan la mayor parte de las utilidades de los complejos de enzimas digestivas.

Mejoran la asimilación de todos los nutrientes, mejorando procesos relacionados con la fatiga o la debilidad inmunitaria.

Útil en casos de inflamación o trastornos intestinales como colitis, candidiasis, síndrome de Crohn, síndrome de colon irritable.

Insuficiencias vesiculares y pancreáticas.

Esteñimiento y diarrea.

Flatulencia y fermentación.

Digestiones pesadas.

Ulceras. En este caso los suplementos de enzima deber tomarse al final de la comida y no se aconseja la utilización de productos que contengan pepsina en forma de Betaína HCI.

Problemas cutáneos por la acumulación de toxinas debido a una mala digestión.

Ayudan a las terapias de depuración general.

Ayudan a los procesos inflamatorios y degenerativos.

Artritis reumatoide.

Dismenorrea por coágulos.