Dietas milagrosas

Muchas personas cuando empiezan el periodo post-vacacional o un periodo en el que han aparcado sus buenos hábitos alimenticios, o simplemente su cuerpo ha cambiado por la edad o maternidad, lo primero que piensan es lo siguiente:

"Este año quiero perder peso, sacarme de encima 10-15 kgs lo antes posible y con el menor esfuerzo posible. ¡¡Voy a buscar alguna dieta milagrosa!!"


¿Acaso no lo has pensado nunca?



A continuación, intentaremos definir en qué consisten estas “dietas milagrosas”:


Una dieta milagrosa es aquella en la que se prescinde prácticamente de todas las formas de carbohidratos, fruta, cereales, etc., reduciéndolo a niveles inferiores a 40gr diarios. Para que os hagáis una idea, sería como comer menos de 50gr de ARROZ al día, utilizando como única forma de alimento las proteínas (carnes, pescados...) y las verduras." De tal modo que, al no ingerir carbohidratos (glucosa) el cuerpo necesita utilizar otras fuentes de energía, recurriendo así a las grasas, que son las que queremos eliminar del cuerpo.

Hasta ahí parece todo muy bonito, estupendo, evitamos los hidratos, el cuerpo entra en estado cetónico, consumimos las grasas, perdemos peso, pero, sabías que:


"Los cuerpos cetónicos o cetonas son unos productos de desecho de las grasas. Se producen cuando el cuerpo utiliza las grasas en lugar de los azúcares para generar energía."


¿Y los efectos negativos que estos conllevan?

Me gustaría partir de una reflexión, para intentar explicar lo complicado que es "llevar una dieta milagrosa".

Las personas que suelen tener más voluntad, a la hora de seguir una dieta estricta y hipocalórica, (no generalmente pero casi siempre, y con esto no intento menospreciar a nadie) son las que nos dedicamos al mundo del culturismo, dejando de lado los naturales y no naturales, para conseguir una sequedad y definición máxima hay que sufrir con una dieta algo más baja en CALORIAS de lo habitual, donde se reducen drásticamente las grasas y los carbohidratos, y aún así, no en todos los casos se llega a estado de cetosis. Yo en definición no bajo de los 100gr de carbohidratos diarios, pero ahí hablamos de que cada uno tiene un metabolismo y predisposición genética diferente.

Para los que no conozcáis el culturismo: Con “definición” y “sequedad”, me refiero a conseguir que entre la piel y el músculo no haya nada de grasa; los culturistas conseguimos ese estado para cada competición, y aún así incorporamos carbohidratos en nuestras dietas, entonces ¿Para qué vas a eliminarlos tu?

Partiendo de esta base: Sin cuerpos cetónicos en sangre, con un mínimo de 100gr de carbohidratos al día, soy incapaz de mover el mismo peso, me siento cansado, malhumorado, lento, irritable, y con una sensación de hambre continúa. Es tan sólo acabar una comida que ya estoy pensando inmediatamente en cuándo será la siguiente, y este estado no puedo aguantarlo más de 8-12 semanas, sino me consumo...

Por lo que, ¿Sí sin llegar a un estado tan bajo de carbohidratos el cuerpo empieza a funcionar mal, como será cuando ingiramos menos de 40gr diarios?

Mal aliento (halitosis), orina con olor fuerte, mareos y dolores de cabeza, irritabilidad, mal humor, sensación de debilidad...

Por lo tanto, entendiendo que una dieta milagrosa es aquella que es muy baja o casi escasa en carbohidratos ¿Cuánto tiempo crees que serás capaz de vivir en tal estado físico y psicológico?




El cerebro funciona con glucosa, nosotros necesitamos la glucosa para tener unos niveles mínimos de energía. ¿Crees que será bueno para tu cuerpo estar en este estado continuamente? Por si te queda alguna duda, ya te aseguro yo que NO

Todo esto dejando de lado las consecuencias de una dieta basada únicamente en altas cantidades de proteínas, repercutiendo directamente al hígado y a nuestra salud.



A parte de lo que acabamos de comentar vamos a plantearnos otros posibles problemas: Siempre pensamos en que a menos calorías ingeridas, menos peso, o más fácil bajar de peso, pero ¿Nos hemos parado a pensar en cómo funciona un poco el cuerpo?

¿Nos hemos parado a pensar si nuestro cuerpo realmente quema o utiliza lo que ingerimos? Quizás estemos comiendo poco, pero si nuestro cuerpo no es capaz de utilizar ese azúcar para que el músculo lo utilice, o no somos capaces de oxidar bien las grasas, por más hipocalórica que sea nuestra dieta, será perder el tiempo. De ahí que hay dos factores imprescindibles para que algo funcione en el tiempo y no sea pan para hoy y hambre para mañana: ¡DIETA Y ENTRENAMIENTO!

Y con esto ¡No hablamos solamente de ir a correr!. Hablamos de intentar dar un estímulo muscular suficiente como para que los receptores que se encargan de atraer la insulina al músculo funcionen, y así podamos utilizar el azúcar que quizás anteriormente no éramos capaces.

GLUT4 (glucose transporter type 4) es una proteína transportadora de glucosa regulada por la insulina, que se localiza en los adipocitos, el músculo esquelético y el miocardio.

Tras el estímulo con insulina, GLUT4 se transloca a la membrana plasmática favoreciendo el movimiento de glucosa desde la sangre al interior de los tejidos.



Por lo tanto, mi opinión es que uno debe plantearse un cambio en la forma de entender las dietas o cómo mejorar físicamente: Es necesario entorno a 1 año (esta duración es lo ideal) para asentar cambios en la conducta alimenticia, no quiero decir con ello que a las pocas semanas no se note mejoría, evidentemente que si lo hacemos bien se notará, pero un cambio bueno y permanente es conseguir llevar este buen hábito a un periodo lo suficientemente prolongado como para consolidarlo, y de hecho, sería perfecto cambiar de forma permanente la dieta que nos hace mal, por una dieta equilibrada y saludable que nos beneficiará toda la vida, y no solo en el aspecto físico, además: Si no cambiamos lo que hacemos mal, todo seguirá igual, y si volvemos a nuestros hábitos anteriores a “la dieta milagro” en muy poco tiempo volveréis al mismo problema o peor del que partíais.